domingo, 8 de enero de 2023

Cupido Su Propia Historia de Amor - Capítulo # 3




3. Una oportunidad 


Mientras entrábamos a la casa, estaba a punto de proponerle un pacto a Judith para que no le diga nada a nuestros padres sobre mi fracaso en el curso, hasta que yo encuentre el momento oportuno para informarles. No me dio tiempo de decirle nada a mi hermana ya que mi padre me recibe con un grito. 

- ¿Cómo que fracasaste la clase de Amor 101, jovencito? – me reclamaba mi padre. Rápidamente miró a Judith. 

- Hermanito, llamé por teléfono a nuestro padre. Es que quería que él lo hubiera procesado antes que tú se lo dijeras, – dijo sonriendo.
- Hijo, – interrumpió mi madre. - ¿Por qué no puedes ser como tu hermana Judith? 

Ya empezamos con las comparaciones, mi hermana siempre tiene las mejores calificaciones, era la número uno en sus clases y ella siempre era la preferida entre los profesores. Para completar ella está a punto de graduarse. Mientras estudiaba, nunca fue una carga económica para mis padres ya que siempre fue becada por sus altas calificaciones. En fin, una hija ejemplar. 

  • Tengo una idea, – dijo mi padre. Mi padre propuso ir donde la directora para hablar sobre el asunto. Lo que me faltaba, mi padre quiere ir al colegio.... ¡que vergüenza! ¿Por qué estas cosas me tienen que pasar a mí?
    Al otro día, me levanté temprano para tratar de salir primero que mi padre hacia la escuela y nunca aparecer en la oficina de la directora. Así cuando mi padre me buscara para ir al colegio junto conmigo, no me encontraría y tendría que ir solo o en lo mejor de los casos, no llegar. Cuando abro la puerta y apenas colocaba mi primer pie a fuera de la casa, escucho la voz chillona de mi hermana Judith. 

- Papá, Ektor va a salir de la casa sin permiso. – Mi padre rápido se aparece en la sala, ya listo para ir al colegio.
- Tenga un buen día hermanito, – me mira mi hermana sonriendo, y mira a nuestro padre. – Bendición. 

- Dios te cuide, – contestó mi padre. – ¿Viste Ektor?, aprende de tu hermana. ¿Por qué no puede ser tan educado como ella?
Llegó el momento de la verdad. Estábamos sentados en la oficina, mi padre y yo, esperando a la directora Ixia Cupido Cupido y entregarle el poco orgullo que me quedaba para que ella lo pisoteara. Llegó la maestra con una carpeta en las cuales se encontraban todos mis trabajos, exámenes, los días y las horas en el cual me comporte mal. La maestra parecía ser la fiscal de un tribunal, la directora era la jueza y mi padre debatiendo como un abogado para demostrar mi inocencia. Estuvieron hablando por horas. Mi padre quería que la profesora me diera un proyecto especial y mi profesora se negaba. Por un momento la directora y la maestra se me quedan mirando. Ellas nos informan sobre un plan piloto que sería implantado este verano. Este consistía de un “reality show” donde a 10 cupidos seleccionados les daría un caso de un humano para que bajaran a la tierra a ayudarlo. 

- Me gusta la idea, – dije. - ¿El que gane pasa su clase?
- Por participar y demostrar que puedes ayudar a un ser humano es suficiente para pasar la clase de Amor 101. – contestó la profesora.
- Pero mi hijo es menor de edad, él apenas tienes quince años.
- Después que usted y su esposa firmen una hoja de permiso no habrá problema con eso. 

Mi padre y yo nos miramos y dijimos a la misma vez. - ¿Dónde firmamos?